FranciaGuia
×

Cómo aplicar para un trabajo en Francia

CompartirShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on Twitter

Puedes hacerlo por e-mail, por fax o directamente por teléfono, más aún si has sido presentado por alguien. No obstante ello, la manera más habitual de hacerlo en Francia es a través de una carta de presentación remitida junto al currículum. Actualmente y con los avances tecnológicos, muchas empresas incluso permiten aplicar online.

Cartas de presentación

En Francia, las cartas de presentación tienen mucha importancia, ya que es a través de ellas que los empleadores se enteran de tus habilidades y los motivos por los cuales crees que el puesto debe ser tuyo. La carta debe tener un máximo de dos hojas, debe estar formalmente escrita y en formato estándar.

Una carta formal de presentación debe contener tu nombre y apellido, domicilio, número telefónico etc, el la zona superior izquierda. A la misma altura pero del lado derecho debe contener lugar y fecha y debajo, los datos de la compañía (dirección y nombre de la persona a quien va dirigida (A l’attention de M./Mme… ). Luego debes explicar el objeto de la carta y seguido a ello el texto principal, para finalizar con tu firma.Hace unos años estas cartas eran manuscritas pero hoy en día solo hazlo de ese modo si te lo solicitan expresamente (algunas compañías lo hace para estudiar la personalidad de los candidatos mediante la grafología). Actualmente la mayoría de las empresas optan por las aplicaciones online o vía e-mail.

Curriculum Vitae

Es importante que recuerdes que tu curriculum debe ser conciso y concreto y que es probable el formato de ellos en Francia no sea igual al de tu país de orígen. Lo ideal es que todo quepa en una página, pero si tu experiencia profesional es muy amplia y con mayores datos, puede extenderse a dos. El formato de un curriculum puede ser distinto dependiendo del tipo de trabajo y la industria. Aquí tienes dos opciones, o un currículum formal o con un toque diferente que denote tu personalidad. Los currículums clásicos generalmente cuentan con 4 partes: La primera de ellas debe reunir los datos personales, como ser nombre y apellido, teléfono personal, lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad y estado civil excluyendo cualquier otro tipo de información irrelevante para la compañía, como ser religión, estado de Salud, tendencias políticas etc.

La segunda parte debe hacer referencia a tu formación educativa, es decir, tus diplomas y calificaciones haciendo referencia a las universidades donde los realizaste con fechas incluídas y de ser posible, incorpora las equivalencias con Francia. También debes hacer referencia allí a los cursos tomados durante el empleo y tus aptitudes relacionadas a idiomas y nivel (máxime si eres extranjero).

La tercera parte debe referir a tu experiencia profesional y es uno de los ítems más importantes del currículum. debe contener fechas, nombre de las compañías (con giro e industria de ser posible), tipo de puesto, jerarquía, responsabilidades y logros.

La cuarta parte es opcional e incluye tus aficiones y gustos, hobbys etc, que permitirán al empleador conocer un poco más acerca de tu personalidad, sobretodo si guardan algún tipo de relación con tu profesión. Puedes además incluir tus responsabilidades extra profesionales, actividades de ocio, deportivas, etc.

Además del currículum estándar, existe el modelo europeo desarrollado por el CEDEFOP (Centro Europeo Para el Desarrollo Capacitación Vocacional www.cedefop.eu.int). Si bien no es el más utilizado, puede constituir una ventaja si trabajas para compañías de la UE o corporaciones Europeas.

Qué hacer después

Recuerda que una vez que hayas remitido tu currículum a las diversas empresas, no debes sentarte a esperar que te llamen, todo lo contrario, debes ser persistente y efectuar un seguimiento vía telefónica, es decir, el primer llamado debe estar dirigido a asegurarte de que la compañía ha recibido el currículum. Si alguien perteneciente a la empresa se comprometió a comunicarse contigo y no lo hizo, llámalo tu y ten presente siempre que lo más importante de todo es concretar una entrevista.

Entrevistas

Debes tener en cuenta, cuando finalmente consigas la entrevista, de estar informado acerca de la compañía, que hacen, que tipo de negocio es, etc., para lo cual puedes buscar información el el sitio web de la misma compañía. Las entrevistas pueden variar de compañía a compañía, todo dependerá de que tipo de empresa se trate y de la ubicación. Un consejo: cuando acudas a las entrevistas, recuerda llevar contigo tus diplomas, referencias y copias de certificado de empleo si los tuvieras. Puede que en la misma entrevista incluyan algún tipo de test de conocimiento y que puede resultar importante para la compañía, por lo que es recomendable que si hay algo que no entiendes o de lo que no estés seguro, preguntes y aclares para no incurrir en errores innecesarios.

Después de la entrevista

Debes continuar realizando un seguimiento, sea mediante e-mail, una nota o incluso una llamada telefónica. Nunca olvides agradecer la entrevista en su momento y ofrecer mayores informaciones de ser necesario, siempre sin dejar de recordarles que estás interesado en el puesto, aprovechando la oportunidad por si quedó algo sin decir o informar y no tengas miedo de averiguar si la decisión está tomada o cuando lo harán.

1 comentario

  1. yami

    21/05/2013 at 07:30

    En este lugar encuentro mucho de lo q estoy buscando, todo lo necesario a tener en cuenta a la HS de viajar a Francia. Además te explica muy detalladamente y eso está genial, para quién no sabe nada.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*